CulturaMúsica

Escribiendo en festivales | #2 Y sintiéndolo mucho, terminó

Capítulo 1: Festival de los Sentidos, La Roda

Y el festival pasó como pasan las cosas que no tienen mucho sentido. Pasó como pasa lo bueno, es decir, rápido. Pasó veloz, fugaz e incluso un poco cruel. Con total sinceridad, ha pasado provocando que, irremediablemente, tenga la necesidad de volver en su próxima edición.

Las expectativas puestas en el viaje -potenciadas por las buenas opiniones que me dieron algunos conocidos los días de antes- eran altísimas, pero el resultado ha terminado siendo todavía mejor. Pasar por La Roda en tiempo de festejos se ha terminado convirtiendo en una garantía de disfrute después de que esta nueva visita confirmase el buenrollismo existente en la localidad manchega más allá de los límites del recinto y es que este Festival de los Sentidos ha vuelto a demostrarme que -aunque mucha gente lo desconozca- hay mucha Roda más allá de los conocidos miguelitos.

El cartel presentaba esta edición como una de las mejores de su historia y es que el progresivo y cauto crecimiento de este empieza a provocar algo de vértigo a aquellos que lo vieron nacer. Recién llegados fueron muchos los que nos hablaron del temor que tenían hacia que el festival perdiese su esencia cambiando el escenario y la ubicación, pero puedo asegurar que esta ha sido una medida más que acertada.

Alberto Jiménez, cantante de Miss Caffeína, en el Festival de los Sentidos | Foto vía offmagazine.es

Fue este cambio de localización el que permitió que, dentro de esa intimidad característica del evento, se pudiese acoger a más personas que nunca manteniendo la comodidad y alejando esos agobios típicos de eventos musicales multitudinarios e hiperexplotados. El formato fue tan auténtico, tan original y tan íntimo dentro del constante crecimiento que podemos hablar casi de exclusividad.

Tanto por la tarde como por la noche, el recinto fue una fiesta. De nuevo, su versatilidad nos permitió aprovechar al máximo cualquiera de las actuaciones acompañándolas de vinos y miguelitos en zonas tranquilas de terraza o de un ritmo mayor a escasos metros de los protagonistas.

Me cuesta encontrarle algún pero. Me cuesta no aplaudir a la gran labor de una organización que está consiguiendo situar La Roda dentro del mapa nacional de festivales. El trabajo estaba muy realizado y se notó.

Más allá de los cabezas de cartel, contamos con varios grupos emergentes que, para mi, fueron la mejor de las noticias. Más allá de los monumentales directos de Izal, Miss Caffeína o los experimentados La Habitación Roja -de los cuales destacaría incluso más el segundo-, pudimos disfrutar de otras actuaciones de nivel como fueron las de Full, Amatria o Lücky Dückes -pronunciado como se escribe, huyendo de anglicismos-.

Personalmente, creo que ahí es donde un festival muestra su auténtico nivel. Independientemente del su rango o ubicación, todos los festivales cuentan con algún grupo conocido nacional o internacionalmente que sirve como reclamo para los asistentes, pero es con la calidad de estos grupos y DJ’s de segundo nivel -sin faltar en ningún momento a su trabajo y logro- con los que se demuestra la calidad verdadera del cartel.

Conocía a los tres grupos mencionados antes del festival pero no pude verles en concierto antes de esta cita. Tanto Full como Lücky Dückes o Amatria me impresionaron. Los tres, mucho menos reconocidos que los otros supergigantes, consiguieron que disfrutase de su performance como si conociese todas sus canciones de principio a fin. Los tres, aun tratando géneros bastante diferentes entre si, consiguieron engancharme tanto que llevo escuchándoles en bucle desde llegué a casa el domingo por la noche. Tardé menos de quince minutos en incluirles en todas mis listas de Spotify y creo que vosotros deberíais hacerlo.

Conocí tan de cerca a alguno de ellos que incluso los murcianos Lücky Dückes -a los cuales podremos ver en Madrid el próximo jueves- nos regalaron este nuevo #AcústicoEnOFF.

En definitiva, este Festival de los Sentidos me ha servido para confirmar el nivel de grupos como Izal o Miss Caffeína -resucitados y fortalecidos estos segundos con Detroit, un álbum que no tiene desperdicio- y conocer en profundidad a grupos como Full, Lücky Dückes o Amatria, de los cuales no he dudado en hacerme seguidor. En definitiva, este Festival de los Sentidos ha conseguido convencerme para que vuelva el próximo año.


Valoración final del Festival de los Sentidos

Calificación: 7,5 / 10

Lo mejor: Gran directo -como era de esperar- de Izal y Miss Caffeína, muy buen papel de los grupos menos reconocidos. Recinto lleno pero sin agobios y gran ambiente en la localidad al terminar cada jornada de festival.

Lo peor: Aunque año a año crece, no es un festival de primer nivel.


¡RECORDAD QUE PODÉIS PARTICIPAR EN EL SORTEO DE DOS CARTELES DEL FESTIVAL DE LOS SENTIDOS FIRMADOS POR IZAL Y MISS CAFFEÍNA EN NUESTROS PERFILES DE TWITTER Y FACEBOOK!

Aunque no fuese nuestro papel, muchos nos pedisteis una foto cuando nos visteis con la cámara en el festival. Como no podía ser de otra forma, subimos todas las fotos para que podáis descargarlas libremente.