Opinión

El amor nos hizo cobardes

Qué gran mentira, es imposible ser feliz siempre.“- pensamos al ver que todo lo que había a nuestro alrededor se ha desplomado. Nadie nunca nos había dicho que eso fuera verdad, pero inconscientemente llegamos a creer que nada ni nadie podrá acabar con nuestra suerte.

Tú mismo te das cuenta, te levantas un día y a tu castillo le falta un ladrillo. Justo el que sostenía todo lo que habías construido. Y te culpas pensando qué fue lo que hiciste mal o qué podrías haber hecho para que esto no sucediera. Tu ladrillo no iba a aparecer por mucho que lo buscaras, porque el destino se empeñó en que eso no fuera así. Así que no lo busquemos más y lancémonos hacia el camino que de verdad lleva la palabra felicidad.

Pero con la cabeza muy alta pensamos que quién empezó nuestro camino fuimos nosotros, nosotros mismos, solos, aprendimos a caminar por él. Con pasos torpes y lentos creciste haciéndote más grande por dentro y por fuera, aceptando y amando a toda persona que quisiera acompañarte.

¡Eh! ¡Pero no te caigas! Vuelve a levantarte, que esa piedra es solo el recuerdo de una persona que se fue y ella no puede seguir caminando por ti, por algo nos enseñaron a andar. Aunque las lágrimas a veces nos nublen el camino, siempre viene bien lavarse la cara de vez en cuando y darse cuenta que de entre 10.000 millones de personas, una no te quiso.

76a86b57f7907d9fb6b7318d3cec2557

Y sí, lo entiendo, a veces el miedo nos hace cobardes y no queremos seguir por mucho que nos agarren de la mano. Pero… ¿sabes qué? Nadie nos dijo que esto fuera fácil, y que mejor forma de huir que corriendo de lo que nos da miedo, antes de que nos coma ese monstruo que sigue debajo de la cama. No sientas miedo de lo que ya pasó y sé fuerte porque vienen curvas.

Derrapa por cada una de ellas y deslízate como gota de lluvia en el cristal de un coche. No hay nadie mejor que tú para hacer algo así. Llora, ríe, siente orgullo, huye, disfruta, ama, ama mucho, con todas sus letras grita su nombre y dile que te gusta, ponte triste porque fue otro amor más no correspondido y levántate, consigue el sueño de tu vida, consíguelo dos veces más… y así hasta morir. Esto se llama vivir.

Muchas veces vivir es lo que más nos cuesta. Porque el corazón que te rompieron piensas que no volverá a sanar, porque olvidar es lo que más nos duele y el “¿pero por qué?”  se repite constantemente en nuestra cabeza sin dejarnos pensar bien. No busques más razones, nadie tuvo la culpa,  un mal de amores lo tiene cualquiera y tú no fuiste la razón  de que eso no avanzase más, solo que a veces no se dan cuenta de lo afortunados que son por tener a su lado gente como tú. piénsalo de esa manera, quizás nadie sea la persona ideal para compartir momentos inolvidables con nosotros.

Con la cabeza bien alta, la autoestima por las nubes y el corazón a rebosar de amor, camina buscando lo que realmente te hace feliz, que te aseguro que no está en el camino de otros, sino en el tuyo. Y vive, vive con los tuyos que siempre serán tuyos y que sean bienvenidos los demás siempre que te ayuden a seguir disfrutando.

2 Comments

  1. Muy muy lindo, me parece un enfoque muy motivador para sobrellevar una pérdida amorosa, de la que, irremediablemente nadie está exento. El desamor también es parte de la naturaleza del ser humano y afrontarlo con valentía y esperanza es nuestra mejor manera de avanzar <3

Leave a Response