Opinión

Una epidemia llamada sexismo lingüístico

diccionario-RAE

La RAE define el sexismo como la discriminación de las personas por razón de sexo.

El lenguaje es el principal canal de transmisión de esta enfermedad que asola nuestro país entre muchos otros. Este refleja la forma de pensar, sentir y actuar de cada sociedad, por tanto, su influencia es determinante en la mentalidad y comportamiento de quien hace uso de la lengua.

El lenguaje sexista crea la imagen de una sociedad donde las mujeres son excluidas, asociándolas a valoraciones peyorativas y siendo los roles estereotipados sus peores enemigos.

Desde una edad temprana nos hemos ido formando como verdugos de nuestra libertad. ¿No me creéis? Echad un vistazo a estos términos estereotipados por el género:

Mientras un aventurero es un hombre intrépido, una aventurera suele aludir a una prostituta; zorro es aquel que goza de sorprendente astucia, en cambio, una zorra es aquella mujer que acostumbra a mantener relaciones sexuales con hombres diferentes; fulano es alguien al que no se reconoce, fulana significa prostituta; un perro es el mejor amigo del hombre, y una perra alude a (¿a que no lográis adivinarlo?) una prostituta.

Además de tener un vocabulario tan rico y respetuoso en significado, tenemos un refranero de lo más sutil:

“Detrás de un gran hombre, hay una gran mujer” 

“A la mujer y a la burra, cada día una zurra”

“Tiran más dos tetas que dos carretas”

“A la mujer y al ladrón no darle ocasión”

“Como es la mujer, así es la casa”

“Mujer al volante, peligro constante”

Y en nuestro día a día repetimos expresiones que suponen un pisotón detrás de otro a la igualdad de género, tales como: “es un coñazo” utilizando los órganos sexuales femeninos con una connotación despectiva, “es la polla” y “es cojonudo”  sirviéndonos de los genitales masculinos para el sentido positivo.

Por otro lado, utilizamos insultos como “hijo de puta”, o empleamos expresiones normales referentes a las mujeres utilizándolas como ofensas, un claro ejemplo sería dirigirte a un hombre diciendo: “eres una mujer/niña” en un tono burlón.

Hay alternativas no discriminatorias para hacer referencia a plurales formados por ambos sexos como: la utilización de sustantivos colectivos no sexuados (“la humanidad”, en lugar de “el hombre”); también son buena opción los sustantivos abstractos, evitando el uso de pronombres masculinos (El Director – La Dirección); la supresión del artículo en oraciones como: “Los abonados al club de lectura acudieron a la presentación” o la utilización de ellos de forma prudente utilizando los artículos masculinos y femeninos para diferenciar el género sin repetir el sustantivo.

Aunque esta enfermedad se resista a desaparecer debemos atacar desde dentro. Eduquemos a nuestros hijos e hijas en el respeto, y para ello no solo basta con normas de convivencia; reeduquemos a las personas que nos rodean  y reeduquémonos todos.

11 Comments

  1. Cuánta tontería y gilipollez, si no tenéis ni idea de lingüística para qué habláis sin saber. Son las acciones y no el lenguaje las causantes del sexismo, el lenguaje es sólo – como bien habéis dicho – un reflejo de lo que hacemos y no lo que hacemos. Está claro que dichos como esos deberían resultar ofensivos hacia cualquier mujer, pero la culpa no la tiene el lenguaje, la tiene el que usa el lenguaje y la tiene por la intención con la que lo dice.
    Sólo para mostrar un poco del gran desconocimiento la falta de interés por informaros bien diré que la palabra coñazo no viene de que el órgano femenino sea aburrido si no de una película antigua que se llamaba así y era aburridísima. Una cosa es que la gente que trabaja en la RAE sea machista, otra diferente es que la gente que hable utilice el lenguaje con intenciones machistas y que los de la RAE se limiten a describir la forma en la que los hispanoparlantes utilizamos nuestra lengua, en este caso es confuso decidirse por uno u otro, pero definitivamente, el culpable no es la lengua, el culpable es la intención del hablante. En cuanto a las comparaciones pares lingüísticos como zorro y zorra… ¿Cuántas veces le has dicho a un hombre zorro en tu vida por haberse comportado de una forma inteligente? ¿Habéis pensado en que un perro además de el mejor amigo del hombre también puede ser una persona perezosa o vaga? ¿Quién demonios dice fulano en España? seguro que nadie con menos de cincuenta años. En fin, que mucha desinformación es lo que ofrecéis, y que está feo intentar sacar polémica de donde no la hay o no tendría por qué haberla. El lenguaje se forma a partir de nuestra actitud, no hay que cambiar el lenguaje, él cambiará solo cuando cambiemos nosotros.

    1. …por supuesto las reglas gramaticales españolas son arbitrarias y machistas. Y es una obviedad lo que aclaras de que no es el idioma el machista sino las personas. Es como cuando se habla en política de paises. No son los paises quienes actuan sino sus dirigentes. Esa aclaración tuya si que es absurda. ..en fin.

  2. Soy una persona de 55 años, mujer, por cierto.
    Tras leer el artículo de Alonso Velázquez y la consiguiente respuesta de Dani Acm no puedo evitar pronunciarme al respecto.

    En mi opinión, el artículo es correcto, respetuoso y un perfecto “recordatorio” de una realidad latente en nuestra sociedad, así como en otras muchas.

    Según dices, Dani Acm: “Son las acciones y no el lenguaje las causantes del sexismo” pero una lengua que quiere reflejar la subordinación de la mujer al hombre no ayuda a que estas acciones desaparezcan.
    Tengo respuesta también a tu pregunta retórica “¿Quién demonios dice fulano en España? seguro que nadie con menos de cincuenta años” demuestras tener pocos conocimientos lingüísticos y poco respeto hacia las personas de más de 50 años que también tenemos derecho a una lengua exenta de sexismo.
    Podría seguir desmontando tu sabiduría sobre lingüística, pero prefiero recomendarte que leas sobre el tema y analices tus errores.

  3. Nadie dice que el lenguaje sea sexista, no lo es, pero sí la sociedad y las personas que lo usan y tan lo son que en el lenguaje, como en muchas otras cosas, se refleja ese sexismo. De eso trata este artículo.

  4. Los géneros no tienen nada que ver con el sexo. El hecho de que se denominen masculino o femenino tiene un sentido más práctico, bien podrían llamarse géneros alfa y omega. Los humanos no tenemos género, ni las palabras sexo.

    Por otro lado, es cierto que existen términos que si bien tienen un origen en alguna actitud machista, ésta, además de resultar absurda o trivial, prácticamente ha desaparecido, pues el significado de la palabra ha evolucionado y ha adquirido un significado diferente. Si te pones a analizar etimológicamente las palabras te darás cuenta que la inmensa mayoría tienen contradicciones con el significado original de su raíz o designan cosas completamente diferentes. Resultaría absurdo plantearse dejar de usar palabras por esta razón: Tendríamos que dejar de hablar.

    Para concluir decir que, incluso resultando verdaderamente machista, dicha actitud no se puede considerar que constituya una enfermedad. Deberías informaros antes de escribir sobre un tema y empezar a cuidar ese nivel de fanatismo insano.

  5. Por alguna razón que desconozco e intentento comprender hay un inmovilismo crónico de ciertas personas, que no pueden o quieren admitir que el lenguaje y las expresiones se deben, o (como mínimo) se pueden cambiar, no es tan dificil llegar a la conclusión de que en el lenguaje actual se refleja claramente la desigualdad de la sociedad patriarcal en la que vivimos, esto es un hecho, querer cambiar la sociedad patriarcal esta ligado a querer cambiar la forma en la que utilizamos el lenguaje, no veo dónde esta el sacrilegio que tanto ofende “a tantos y a tantas” que banalizan este hecho, tachandolo de poco importante.

    1. Querido Mamen, el problema con su tantos y tantas es que va en contra de una de las características inherentes a la lengua: la economía. Se siente forzado y por mucho que insistan es una contradicción. El plural en español se marca con masculino, pero no por acción del patriarcado; sino porque los hablantes fueron implementándolo así. Lee algún texto medieval donde el español era fluctuante y verás que las marcas de género no eran constantes, con el paso de los años se estableció así.

  6. Creo que estos temas,aunque no sea el fin,sí crean polémica,y me parece bien porque enriquece el tema tratado. No se mucho sobre lingüistica,pero sí me doy cuenta que en el lenguaje cotidiano existe discriminación. La violencia de genero empieza muchas veces con esas pequeñas palabras que creemos inofensivas pero a la larga terminan por hacer daño.

  7. Querida Nora, las palabras no hacen daño, el cómo las usen los hablantes es lo que puede herir u ofender. Inventa una palabra, ahora di que es una grosería o di que significa cariño. No pasa nada. La polémica que se genera es tonta. Intentan controlar y mandar sobre algo que sólo existe con el uso de los hablantes. Eso es lo que desespera. No que inviten a la reflexión o evitar la violencia.

  8. Saludo a todos con respeto y solo quiero opinar al respecto de esa búsqueda de equidad de género, tan de moda en los discursos. Considero que ni biológicamente puede haber equidad. La mujer es género femenino con todos sus atributos y características inherentes a su sexo y el hombre es masculino con todas sus características que corresponden a su biología. Hoy en México, ya hay Instituto de las Mujeres, Programa de emprendedores para mujeres, créditos especiales para madres jefas de familia, programa de acceso a las mujeres a una vida digna, etc.

    Queriendo buscar la equidad para las mujeres, están logrando una inequidad. Nadie niega la superioridad de la mujer y el papel fundamental que tienen en la sustentabilidad de las sociedades. Ellas son la guía de los hijos y el centro de la familia.

    Estoy convencido que la evolución de la especie humana se pudo dar gracias a la mujer. Al final de cuentas, la mujer tiene su lugar, con palabras machistas o no. ELLAS están muy por encima de estas expresiones.

  9. Hola a todas (…algún hombre se siente excluido o incómodo si saludo en femenino?…)
    El idioma español es muy rico y muy machista ya que habla en genérico en masculino plural dejando fuera a las mujeres y niñas. Hablemos en femenino plural, todas somos PERSONAS.
    Y por supuesto que de la manera que pensamos, así hablamos, y de la manera en que hablamos así actuamos. Esto lo vemos en miles de detalles de nuestra vida. Si no los veis es o porque o no os afecta, o porque no lo habeis analizado bien. R8💜

Leave a Response