CulturaMúsica

Zahara retoma en Alcalá de Henares su Santísima Gira

Cualquiera que me conozca sabe que no suelo escuchar música en español. Hace mucho tiempo que mis listas de reproducción están llenas de títulos en inglés y poco aparece en mi lengua natal. Pero desde hace poco menos de un año Zahara marcó la excepción. Casi por casualidad caí en un acústico suyo y se terminó ganando un lugar de honor entre mis bandas sonoras del año pasado.

Como muchos otros, conocí a Zahara cuando Merezco fue la canción oficial de la Vuelta Ciclista a España 2009, y esa imagen de chica pizpireta e inocente que hacía pop facilón se quedó grabada en mi cabeza. Sin embargo, la cantante jienense ha evolucionado y de qué manera. Ya es casi imposible reconocer en ella a esa jovencita cuando se enfunda una eléctrica y entona versos como “Tus ojos en blanco al terminar y nunca será sobre mí”.

4
Zahara y su banda lo dieron todo en The Green Irish Pub | Foto vía Adrián Jiménez

Esta nueva Zahara, autoproclamada Santa por obra y gracia propias, se me apareció el pasado 19 de diciembre en la sala But de Madrid. Este concierto puso el perfecto colofón a un año que no dio más que alegrías a la cantante, y que en mi caso sirvió para confirmarme que he encontrado en esta chica a una gran artista a la que seguiré durante mucho tiempo.

El pasado 29 de enero, la cantante inauguraba su tanda de conciertos de este año, y la primera parada de la gira Santa 2016 la llevó a Alcalá de Henares. En la sala The Green Irish Pub, adornada con neones de Desperados, se reunieron sus fieles para disfrutar de la actuación.

Sin artificios. Zahara llegó al escenario atravesando las filas de público y no tardó en subirse a la tarima en solitario con su guitarra, donde empezó a conversar con los asistentes, en ese tono tú a tú que la caracteriza. “Esta canción habla de una relación cuando se acaba porque te han dejado a ti. Pero tú estás bien, te han dejado pero eh, a ti no te importa, porque tampoco era para tanto”, explicó antes de empezar a interpretar INT. NOCHE.

Después llegó la banda. Mucho, acompañantes de Zahara desde hace varios años, han sacado nuevo disco y por ello se despidieron de la jienense en su último concierto en la sala But. Sin embargo, el concierto en Alcalá fue un “regalo de Reyes”, en palabras de la propia cantante, que les permitió tocar juntos una vez más.

La cantante interpreta ‘Rey de Reyes’, una de las canciones más rockeras de su último álbum | Foto vía Adrián Jiménez

Así, banda y cantante arrancaron con La Gracia, vertiendo en la canción toda la fuerza que acostumbran. Uno de los mejores temas de Santa, que gana puntos cuando lo interpreta en directo. Especial reconocimiento aquí a Carlos Pinto, a la batería, que llevó la sala a la verdadera gracia con esos tremendos golpes de percusión.

El concierto se basó sobre todo en sus últimos temas, pero también hubo espacio para clásicos como Leñador y la Mujer América o Camino a L.A. La Zahara más romántica y dulce asomó la cabeza en muchos momentos (El frío y, sobre todo, la desgarradora Photofinish), pero sin duda fue devorada por la otra Zahara, la santa, la rockera, que hizo vibrar al aire de la sala con temas como Crash o Rey de Reyes.

Es más, incluso se echó de menos más de esta Zahara en canciones como Hágase tu voluntad, una de las favoritas de un servidor, pero que quedó un poco a medias porque le faltó esa potencia que sí tuvo en el concierto de la sala But. Además, hubo varios momentos en los que la voz de la cantante quedaba algo eclipsada por los instrumentos, es posible que debido a problemas del propio auditorio.

Hubo algunas ausencias en el repertorio (y no, por desgracia no cayó Con las ganas), pero fue en general un concierto equilibrado, que llegó a su falso fin con El deshielo. Y digo falso porque la propia Zahara desveló el secreto. “Ya sabéis que es un final pero de mentira. Nosotros nos escondemos, vosotros gritáis «otra, otra» y luego volvemos”, comentó la artista ganándose la confidencia del público antes de animarlos a cantar con ella en una de las canciones más queridas por sus seguidores.

Zahara conversa con su público | Foto vía Adrián Jiménez

Por suerte, el público cumplió y hubo más canciones. La cantante decidió detenerse a contar la historia detrás de Caída libre antes de interpretarla, arrancando las carcajadas de los presentes. Este es sin duda uno de los puntos fuertes de los directos de Zahara: su gran capacidad para hablar de cara con el público, y conseguir que uno se divierta de verdad en sus conciertos. Porque, sinceramente, ¿qué cantante actual tiene los ovarios de sacar una proyección de Yola Berrocal lanzando rayos láser por los ojos en medio de sus conciertos? Pues Zahara lo hace. Porque Zahara mola mil.

El concierto llegó a su fin, esta vez el de verdad, con Tú me llevas, canción de su primer álbum, durante la cual la cantante bajó a la pista a bailar con sus seguidores. Así cerró Zahara su primer concierto del año, un directo con menos fuerza que los que otorgó en la sala But, pero no por ello menos disfrutable y memorable. Y es que te guste o no, esta cantante se está convirtiendo en uno de los referentes con mayúsculas del pop alternativo en nuestro país, y no parece que esta procesión vaya a parar. Todo lo contrario, su ascensión sólo acaba de empezar y creo que la llevará mucho más arriba. Aquí estaremos para acompañarte, Z.


Podéis disfrutar de los directos de Zahara en su gira Santa 2016. Para fechas y más información, http://zaharamania.net/conciertos/.

Adrián Jiménez
Estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual e intento convencerme de que me servirá para algo. Veo, escucho, escribo y trato de entender.